Éticas afirmativas

Superada ya una primera fase de hastío y de toma de conciencia respecto de dónde nos ha situado la postmodernidad, ya no parecemos tan excitados con la posibilidad de describir un estado de la cuestión o de diagnosticar un conjunto de problemas cuya articulación exitosa pueda hacernos sospechar que por fin hemos sido capaces de comprendernos como tribu. Más allá de la propia subjetividad, es difícil así fijar criterios dinámicos para la selección de propuestas arquitectónicas sobre las cuales centrar un trabajo de investigación que opere más allá de su dimensión crítica.

Probablemente esta es la razón por la cual disfrutamos enormemente con propuestas teóricas como la de Rossi Braidotti, The new activism: A plea for Affirmative Ethics, donde la autora reivindica la incorporación en toda forma de producción contemporánea de unas éticas afirmativas que superen las posiciones dialécticas polarizadas en torno al bien y el mal, para volcarse en aquellas propuestas que operan describiendo mundos alternativos más deseables, como estaría haciendo desde hace tiempo una gran parte de las producciones artísticas vinculadas a la cultura feminista: “Una política de la afirmación aspira a crear las condiciones para una pluralidad de futuros sostenibles. Una política transformadora afronta el futuro como una responsabilidad colectiva y compartida orientada a cambios que perduren. La justicia intergeneracional es otro nombre para la sostenibilidad social”.

De igual manera se explicaría nuestro interés por Brian Holmes y su Manifiesto afectivista. Al recuperar una dimensión instituyente para nuestras instituciones, nos sentimos de nuevo útiles para contribuir a la redescripción del presente en términos creativos más justos y solidarios. Sus aportaciones consolidan una aproximación al aula como campo de batalla, como lugar donde se congregan una gran multitud de contingencias y controversias que atraviesan los ámbitos plurales de la arquitectura, y donde estudiantes y profesores habitan por un tiempo un espacio de negociación protegido y orientado a la formulación de nuevas realidades.

Y así muchos otros que nos hacen sentir partícipes…

Sin embargo, es difícil acceder mucho más al interior de la arquitectura. Nuestra teoría-crítica parece estar más preocupada por la clarificación sistemática de unos límites que otorguen carta de naturaleza a nuestro trabajo, lo cual nos excluye de nuevo de todo debate prospectivo comprometido. A pesar de la dificultad, desde estas líneas queremos contribuir a redescribir el presente en términos creativos y afirmativos. La empresa no es fácil, pero tenemos algunas pistas… Y todas las herramientas disponibles!

Anuncios

Un pensamiento en “Éticas afirmativas

  1. Es un post antiguo, no sé como llegué a él… Esta frase “parece estar más preocupada por la clarificación sistemática de unos límites que otorguen carta de naturaleza a nuestro trabajo, lo cual nos excluye de nuevo de todo debate prospectivo comprometido” me ha llegado mucho… No creo que sea sólo la crítica, así estamos cada uno en nuestra cabeza. Al menos parte importante de nuestro tiempo. Una vez identificada la dolencia, será mucho más fácil tratarla 😉 Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s